Testimonio de Giusy y David

Cuando empezamos a buscar nuestras alianzas, teníamos claro como tenían que ser y con esa convicción nos presentamos a la puerta del taller. La elección fue rápida y lo de conocer a la persona que te va a crear con sus manos tus alianzas, resultó emocionante. Sin embargo, no te esperas unos días después, recibir una llamada de Maria Grazia diciéndonos: “He tenido una idea! ¡Vuestras alianzas las vais a hacer vosotros y yo os guío!” La idea fue genial y nos encantó, fue un día mágico, descubrimos un mundo nuevo, el arte de trabajar el oro es fascinante y Maria Grazia nos explicó que hacer en cada etapa del proceso. Cuando terminamos nos sentimos orgullosos y contentos de haber creado con nuestras propias manos nuestras alianzas. Fue una emoción única y ese día junto con el día de nuestra boda son parte de nuestros mejores recuerdos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *